jueves, 19 de mayo de 2011

ANTONIO MARÍA PEÑALOZA CERVANTES

Antonio María Peñaloza fue otro un gran maestro de la música, que inició su vida artística en Fundación.



Adquirió mucho éxito con el arreglo en ritmo de garabato al poema del español Mariano San ldelfonso "Te Olvidé", al convertirse en himno del Carnaval de Barranquilla. Otros temas son "Adiós Fulana", interpretado por Totó La Momposina, "Danza al Sol", "Mátese Media Vaca", "Mochilismo", "Ripiti Ripititi". Fue el autor del Himno del Carnaval de Barranquilla "Te Olvidé".

Gran compositor, arreglista, trompetista y folclorista colombiano. 


El Maestro Peñaloza, fue uno de los artistas más creativos y grandes de la historia de la música Colombiana. Se le debe la internacionalización de la música en Colombia, cuando su tema "Te olvide" era grabada por mas de 100 orquestas en el mundo y en más de 100 versiones!. para que nadie lo Olvide!





Nació el 25 de diciembre de 1916 en Plato y Murió el 18 de julio de 2005 en Barranquilla. Su infancia transcurrió en El Difícil, con su padre y lejos de la madre, allí aprendió a tocar la “caja”, no la “Vallenata” sino una grande de madera donde se guardaba la manteca y petróleo en las tiendas de los pueblos; luego se trasladó con su madre a Fundación Magdalena.

Estando en Fundación a principios de la década de 1930, se inició como músico con el maestro Andrés Ospino Herrera (Plateño organizador de la primera banda de Músicos de Fundación), en la ejecución de la trompeta y realizó sus primeras composiciones. La primera fue “La Cruz Roja”, una especie de homenaje al grupo de voluntarios que se creó en Fundación por la guerra colombo-peruana, que estaba en su punto álgido hacia 1932. La canción tuvo buena aceptación por parte del público y luego en 1946 fue grabada por Antonio “Toño” Fuentes bajo el título “La Vallenata”.

Igualmente en Fundación, recibió clases de música de su cuñado, el maestro Italiano José "Pepe" Posteraro Scoppetta; quien había conformado la famosa Banda 20 de Julio, al igual que de Juan Carrillo el cual fue director de la misma y de Rafael Acosta Córdoba (tío de Lucho Bermúdez). Hizo parte de la Banda 20 de Julio, tocando y haciendo presentaciones por toda la región.

Don Pepe Posteraro
Maestro musical de don Antonio María Peñaloza

Más tarde se desplaza a Ciénaga, y como aventurero de la música junto al maestro Andrés Paz, Damaso Hernández y la banda cienaguera Jazz Band, hasta llegar a Santa Marta para continuar sus estudios en el colegio Maiguel.

En 1933 compra en Cartagena su primera Trompeta y muy pronto va consolidándose como un reconocido músico en la Zona Bananera.

Un desengaño amoroso lo llevó a tomar un barco para Barranquilla en 1935 , donde trabaja en emisoras y bailes populares, de igual manera entra como trompetista a la banda departamental, a la orquesta de luis felipe sossa entre otras.

En octubre de 1940 decidió viajar a Bogotá, donde se dedicó a estudiar la música más a fondo y a trabajar con la Banda Nacional y la Orquesta Sinfónica Nacional y luego de varios años de residencia en Bogotá y algunos viajes a Medellín retornó a Barranquilla, ciudad donde residió hasta el final de su vida.
Fue compositor, arreglista, trompetista. Adquirió mucho éxito con el arreglo en ritmo de garabato al poema del español Mariano San ldelfonso “Te Olvidé”, al convertirse en el himno del Carnaval de Barranquilla. Para la música se inspiró en un ritmo autóctono de la ribera del Río Magdalena y en 1949 (algunos musicólogos aseguran que fue en el 50) la grabó con la voz de Alberto Fernández y el acompañamiento de un quinteto de jazz en el estudio de La Voz de Colombia de Discos Fuentes.

La canción es un mito del folclor costeño, de las entrañas del pueblo que sale a rumbear desde el amanecer del sábado de Carnaval y que sólo descansa cuando Joselito se va a la rumba el martes con la esperanza de resucitar el próximo año con más bríos. La letra nada tiene que ver con este jolgorio, por el contrario sus versos evocan el despecho y la desesperanza.

El maestro Peñaloza quiso hacerle varios arreglos a la letra de San Idelfonso pero al momento de grabarla por primera vez el cantante no tomó en cuenta las correcciones y la cantó tal como aparecía en el original, y “por aquella época no se podía corregir, porque cuando se prendía el bombillo rojo en el estudio, era hasta el final”. El sabor costeño de la canción lo logró con el ritmo peculiar de los tamborileros del Carnaval, específicamente de la danza del Garabato que tanto le gusta desde niño. Cuando el disco se escuchó por primera vez en las fiestas de 1954, los garabatos se apropiaron del éxito y lo adoptaron como su “himno de combate”.

Dicha pieza fue interpretada por un sinnúmero de orquestas destacándose la del sonero panameño Gabino Pampini. Otros temas son “Adiós Fulana”, interpretado por Totó La Momposina, “Danza al Sol”, “Mátese Media Vaca”, “Mochilismo”, “Ripiti Ripititi”.

El maestro Peñaloza fue profesor de música típica en la Facultad de Música de la Universidad del Atlántico, donde se pensionó, además fue profesor por mas de 10 años del gran saxofonista colombiano quien reside en Los Angeles, Justo Almario.


Justo Almario

Le gustaba viajar con frecuencia a Cartagena a visitar a una de sus hijas que vive en esa ciudad o se pasaba una temporada en Plato (la tierra del caimán), su tierra natal, en compañía de sus familiares.

Antonio María Peñaloza fue un personaje polémico de carácter recio, severo y exigente profesionalmente, como dijo en un especial de televisión Mirta Buelvas, sicóloga e investigadora del Carnaval, una persona que por su carácter no podía ser indiferente. Algunos lo apreciaban, otros le temían por sus juicios musicales implacables. En lo que si se equivocan sus detractores es en menospreciar su genialidad musical. Allí yerran los ñoños que descalificaban a Peñaloza e ignoraban su valor, sin conocer su formación musical.

La obra musical de Peñaloza se encuentra dispersa en discos de 78 rpm y con el paso de los años se han convertido en auténticos tesoros de colección. Valdría la pena que alguna institución cultural se diera a la tarea de recopilar sus grabaciones o apoyara la recreación de la música de Peñaloza con una gran banda de estrellas colombianas como Justo Almario, Antonio Arnedo, Jorge Emilio Fadul, Joe Madrid, Alvarito Cárdenas, Roberto Pla, Francisco Zumaque, Edy Martínez y cantantes como Joe Arroyo, Totó la Mompoxina, Maía, Checo Acosta, Carlos Vives y Nelson Pinedo.

La Fundación Cultural Nueva Música organizadores del Barranquijazz auspiciaron la investigación sobre la vida y obra de Antonio Maria Peñaloza que realizó Adlai Stevenson Samper que finalmente se materializó en el libro: PEÑALOZA EN TONO MAYOR.
Con la ministra de Cultura Araceli Morales, en un homenaje 
Su muerte

El 18 de julio del 2005, se produjo su muerte a las 11:55 de la mañana en la Clínica del Sol, en el norte de la ciudad de Barranquilla, donde llevaba 25 días recluido. El médico internista Iván Ruiz explicó que, como en todo evento oclusivo, con el maestro Peñaloza se comenzó un proceso de anticoagulación. Este procedimiento derivó luego en hemorragia del colon, donde le descubrieron protuberancias.

A raíz de estas complicaciones, en medio de las cuales hubo varias transfusiones de sangre y pérdida considerable de electrolitos, al maestro Peñaloza le sobrevino un shock séptico. Es decir, una condición anormal ocasionada por toxinas o bacterias liberadas en el organismo.No alcanzó a concretarse la amputación de la pierna. Al momento de su muerte estaban cerca de él su "enfermera personal", como llamaba a Carmen Borrero, quien cuenta que el maestro nunca perdió su buen humor, pese a que no abandonó la sala de cuidados intensivos en los últimos días. "Nos cantaba a todas las enfermeras".

Como era su voluntad, se le hizo un cortejo fúnebre con ocho caballos, cuatro negros y cuatro blancos, que vayan jalando un coche con el ataúd"

Al destacado músico le sobreviven siete hijos: dos con su primera esposa, Lucila Valencia; cuatro con su segunda esposa, Graciela Yabur , y uno extramatrimonial. A su última esposa fue a quien dedicó Adiós fulana, luego de la separación. Es interpretada por Totó la Momposina y Joe Arroyo.

Una de las hijas del maestro es la condesa Rosa Peñaloza Santuchi, quien vive en Italia e insistió en la voluntad de su padre sobre las condiciones de su sepelio. Otra de sus hijas es Dora María Peñaloza, secretaria general de la Comunidad Europea para la América Latina.

Te Olvidé


Juei, Juei, Jueijua
Yo te amé con gran delirio
De pasión desenfrenada
Te reías del martirio (Bis)


De mi pobre corazón
Y si yo te preguntaba
El porque no me querías
Tu sin contestarme nada
Solamente te reías
Destrozando mi ilusión
Te pedí que vinieras a mi lado
Y en vano tantas veces te rogué
Que por haberme de tu burla ya curado
Te olvidé, te olvidé, te olvidé, te olvidé, te olvidé
Viva el carnavá'
Que vivan los cinco curro
Que viva la danza del garabato
Viva el carnavá'
De la vida que tuviste
Al fin se que te has casado
Y ahora ya quien está triste (Bis)


Es tu pobre corazón
Y aunque digas que me quieres
Yo de tí nunca me fío
Y aunque tu te desesperes
Ahora yo soy quien me río
De tu desesperación
Te pedí que vinieras a mi lado
Y en vano tantas veces te rogué
Que por haberme de tu burla ya curado
Te olvidé, te olvidé, te olvidé, te olvidé, te olvidé.




2 comentarios:

  1. Este 2016 es el centenario del MaESTRO Penaloza, uno del os Musico mas creativos y grandes de la historia de la musica Colombiana. a Penaloza se le deve la internacionalización de la musica en Colombia, cuando su tema "Te olvide" era grabada por mas de 100 orquestas en el mundo y mas de 100 versiones!. para que nadie lo Olvide!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por recordarnos, tan importante fecha, para que su canción "Te Olvidé" no se nos olvide!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...