martes, 28 de marzo de 2017

LOS TERMALES DE CIÉNAGA


El mal llamado Volcán de Ciénaga

A las playas, los ríos, la Sierra Nevada y el parque Tayrona se suman los ‘Termales de Córdoba’ un lugar fascinante en la entrada del municipio de Ciénaga que poco a poco y con el auge de la Internet aumenta su potencial turístico.

Podría catalogarse como un balneario rústico, pero muy rico en aguas termales con temperaturas que oscilan entre 38 y 42 grados centígrados que relajan el cuerpo. En este lugar, los visitantes tienen a su disposición una piscina termal, un pozo de lodo y un sitio para recibir masajes.

A su composición mineral y atribuciones medicinales se le agrega el misticismo al ser catalogado como sitio sagrado donde los Mamos de la Sierra Nevada realizaban sus ritos contra el mal, aguas medicinales para relajarse y renovarse con sus elementos y minerales rejuvenecedores.

Mario Barahona, residente en Santa Marta pero nacido en Armenia, visita periódicamente este lugar para bañarse y como parte de su terapia medicinal permanente, se enteró de su existencia, curiosamente, por un amigo canadiense que leyó sobre este sitio en la Internet y decidió visitarlo.

Como ellos, cada vez son más las personas que deciden ir en busca de un paliativo en las aguas termales de Ciénaga

A cargo del recorrido por el lugar se encuentra Nicolás Alfonso Arévalo Reales, a quien le dicen ‘el Profe’ y quien ha estudiado los beneficios de estas aguas para recomendarlas a quienes visitan el lugar y a través de la Internet.

“Es el único termal de la región Caribe que no es procedente del magma, es telúrico, por movimientos de la tierra, las rocas calizas le dan el calor y todos los minerales, no son saladas”, explica.

Este lugar se ha hecho tan popular, que, hasta Germán Vargas Lleras, durante su paso por la vicepresidencia y en sus visitas a Santa Marta se ha convertido en cliente asiduo del lugar. También es un sitio de moda para deportistas de alto rendimiento.

“El lugar es propiedad de la familia Riascos Noguera y se ha fortalecido como un sitio turístico y medicinal, son aguas ricas en iones negativos que relajan el cuerpo, la temperatura es agradable, oscila entre los 32 grados en el día, cuando pasa de 47 grados es porque hay sequía o calor, pero no queman”, aclaró ‘El Profe’.

Hoy, existe una importante cultura del agua y de regreso a la naturaleza, basada en que las aguas mineromedicinales son un complemento a la medicina tradicional y favorecen el equilibrio general del organismo. Cabe resaltar la importancia que tiene conocer las principales propiedades de las fuentes de aguas termales, pues su estudio adecuado determina el aprovechamiento o beneficio que ellas pueden generar a las comunidades aledañas y al municipio en general.

El potencial turístico de estas aguas termales corresponde a dos expectativas, la estética y la salud, por un lado; y está quienes las aprovechan en baños prolongados en agua mineralizada, con temperaturas variables; sin olvidar que la principal demanda de las aguas termales corresponde al aspecto estético, específicamente asociado con el rejuvenecimiento y la belleza.

Las aguas termales, además, benefician al organismo, porque sus características permiten depurarlo, por ello, se recomiendan en patologías inflamatorias del aparato locomotor, tales como la artritis, problemas de circulación, reumatismos, patologías que producen calor en la zona, rigidez, dolor, atrofia muscular y demás.

ORÍGENES

En los municipios de Becerril, y Ciénaga, existen afloramientos de aguas subterráneas con altas temperaturas –aguas termales– asociadas a la formación de la Sierra Nevada de Santa Marta, elevación cuyo origen se debe a la formación y a creación de fragmentos de origen oceánico que luego se incorporaron al continente y al crecimiento de extensos territorios volcánicos –proveyendo actividad magmática–, un proceso que genera la destrucción de rocas y la elevación, por diferencia de densidades, de las rocas fundidas, las cuales producen vapores de altas temperaturas que calientan las aguas subterráneas hasta su punto de ebullición. Este vapor de agua se filtra entre fisuras presentes en las formaciones rocosas y va ascendiendo hasta la superficie donde se condensa y brota como agua termal.

Según un estudio adelantado por la Fundación Universitaria del Área Andina con sede en Valledupar, en el municipio de Ciénaga afloran rocas ígneas y metamórficas que varían en edad desde el Proterozoico hasta el Paleógeno y cuaternarios recientes, ubicadas al occidente de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Las aguas que se depositan allí proceden de dos fuentes: unas, de las aguas de los ríos y las precipitaciones que se infiltran en el subsuelo descendiendo por gravedad hacia las capas más profundas de la corteza terrestre; otras, del interior, de donde surgen como aguas de origen endógeno resultante del proceso volcánico extinto a nivel superficial de la Sierra Nevada de Santa Marta. Esto genera una fuente mixta de suministro para estas aguas termales.



MEDICINALES

Lo que explica como estrategia de marketing el profesor ‘Nico’ sobre los minerales contenidos en el agua y por qué se consideran medicinales o buenos para el organismo lo explica la ciencia y así lo dio a conocer el estudio citado anteriormente que destaca la presencia de Hierro, cloruros, sulfatos.

De acuerdo con los resultados obtenidos, la concentración de minerales sulfurados en ambos depósitos es mucho más significativa que cualquiera de los otros compuestos mineralógicos contenidos en ellas. Por tanto, es innumerable la variedad de beneficios terapéutico-medicinales que estas aguas le brindan al organismo humano, los cuales van desde remover las impurezas de la piel hasta tratar enfermedades neurológicas.

CLORUROS

Son sales, en general, muy solubles, muy estables en disolución y muy difícilmente precipitables; no se oxidan ni se reducen en aguas naturales. Están asociadas con el ion Na+. El ión cloruro se encuentra con frecuencia en aguas naturales y residuales, en concentraciones que varían desde 1 ppm hasta 250 ppm por litro en aguas dulces.

Este ión ingresa al agua de forma natural, mediante el lavado que las aguas lluvias realizan sobre el suelo. Un alto contenido de ión cloruro es perjudicial para muchas plantas y comunica corrosividad al agua. Los resultados muestran un mayor grado de concentración de minerales clorados en las fuentes termales de Ciénaga –aguas más cálidas– que en las aguas de la fuente de Becerril–, con niveles que hacen de ambas, aguas muy favorables para el organismo humano y, por ende, excelentes para fines mineromedicinales.

SULFATOS

Los resultados reflejan concentraciones considerables de minerales sulfatados en ambas fuentes, los cuales se comportan como purgantes, convirtiéndose en la acción más abundante en las sulfatadas sódicas y magnésicas que en las sulfatadas cálcicas. Sus grandes beneficios a nivel gastrointestinal hacen de ellas aguas valiosas para la salud humana.

HIERRO TOTAL

La acción terapéutica más destacada cuando existen concentraciones significativas de hierro en las aguas se presenta en el interior del cuerpo humano. En el intestino delgado, principalmente en el duodeno, el ion ferroso disuelto en las aguas es absorbido y pasa a la sangre, donde se une a la trasferrina, que lo transporta a la medula ósea para su incorporación a la hemoglobulina. De acuerdo con los resultados obtenidos, las características férricas de estas aguas son casi nulas debido a su reducida concentración de hierro.

SULFUROS

En las aguas sulfhídricas suele encontrarse materia orgánica soluble y materia organizada propia de una flora autótrofa, entre ellas, algunas clases de algas que forman conglomerados lentos –biogleas–, y microorganismos aerobios que consumen azufre –sulfurarias–, bacterias saprofíticas autótrofa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...