agosto 08, 2011

ALIRIO OTERO SERRANO

Toda una Institución en la Ganadería


Alirio Otero y Mimí Villarreal

Hablar de ganadería en el departamento del Magdalena, es hablar de don Alirio Otero Serrano, un santandereano que amó profundamente a Fundación, tierra a donde llegó en la década de 1950, huyendo  de la violencia política y buscando mejores horizontes.

Don Alirio, era oriundo de Zapatoca, Santander, nació un 4 de marzo de 1936, en un hogar conformado por Juan de Dios Otero Garnica y Helena María Serrano Prada, fueron sus hermanos Aníbal y Rosa.

Siendo un adolescente llegó a Fundación en tren, luego de partir de sus tierras santandereanas navegando por el río Magdalena, luego por el caño el Clarín hasta tomar el tren en Ciénaga con destino a Fundación. En esta ciudad encontró un movimiento comercial en crecimiento, notó una población con abundantes emboladores y meretrices, lo que le hizo intuir sobre la prosperidad que se podía adquirir en estas tierras.

Inicialmente trabajó para don Antonio Plata Gómez, un paisano suyo que estaba vinculado al comercio de Fundación, y que tenía por costumbre ayudar a sus coterráneos, luego se independizó dedicándose especialmente a los abarrotes y a la comercialización de concentrados purina y productos veterinarios.

Pero su gran aventura comenzó cuando se vinculó al sector ganadero con su hacienda 'El Veinte', ubicada a veinte kilómetros en la vía de Fundación a Pivijay, la que brindó su afamado reconocimiento como criador de especies bovinas, que lo llevó a ser condecorado en dos ocasiones como el mejor ganadero de la región. Luego adquirió mucho predios en este sector para esta misma actividad.

Murió en Barranquilla el 2 de febrero del 2016, cuando llevaba 60 años radicado en el Departamento del Magdalena, 50 de los cuales dedicado al mundo ganadero. 

MATRIMONIO


Se casó con doña María Mimí Villarreal Rueda en Barranquilla, un 14 de junio de 1961, A la edad de 25 años. De este matrimonio nacieron en Fundación seis hijos: Alirio José, Rosa Elena, Mimí Estela, Marta Cecilia, Pablo y Clara Inés.

Don Alirio levantó a su familia con firme carácter, dándoles buen ejemplo, inculcandoles el amor por el trabajo, y valores como la responsabilidad y la honradez. 

LA FERIA GANADERA

Don Alirio, Aníbal Tapias Dávila, y Lucho Reyes
integraron la Junta Directiva de la Corporación de Ferias
de Fundación 

Don Alirio fue un gran impulsor de lo que fue por muchos años la cara de Fundación, como lo era el certamen anual de la Feria Ganadera, en el Coliseo de Ferias de Fundación.

En una entrevista que le hiciera en el 2011 Octavio Vargas para Reporteros del Campo Don Alirio le manifestó:

“La Feria Ganadera para mí es todo. Es un esfuerzo de muchos, que se acerca a sus 40 ediciones, aunque hubo varios años de receso por la violencia que azotó al campo colombiano”. Recordó a varios colaboradores de los inicios del evento, casi todos fallecidos, compañeros de lucha, como: Aníbal Tapias, Luis Melo, Luis Acevedo, Efraín Cala, Pablo Hernández, Gentil García, Dionisio De la Cruz y Hernán Gómez, entre otros.

Con su muerte se acabó este certamen por falta de dirigentes y empresarios del campo dispuestos a continuar con este legado.


Con sus hijos y nietos
en la feria de Fundación

“Fundación era el centro ganadero del Magdalena grande, que comprendía Cesar, la Guajira, y lo que es hoy el Magdalena. Hasta acá llegaban trenes expresos a cargar ganado para ser transportados a La Dorada (Caldas).  El movimiento era grandísimo, las vías se veían repletas de ganado. Todo ha cambiado”, evocó con nostalgia don Alirio. 

“Son 45 los años de mi vida que he dedicado al negocio ganadero, afortunadamente me ha ido bien”, dijo. 

Comenzó con la ceba, porque la lechería no le gustaba mucho, aunque se dedicó a toda la cadena del sector. “La ceba es mejor, porque es más descansada, no hay que estar tanto encima”.

Arribó a Fundación por culpa de una anécdota: “Un amigo me dijo: mire vaya y llegue a un pueblo, y si encuentra bastantes emboladores y meretrices, quédese allí, porque ahí está la plata”. 

Don Alirio le sugería a la gente del campo que se dedicara a la ganadería: “No se gana mucho pero es muy buena y da muchas satisfacciones”. A mis hijos también les ha gustado esta actividad. “Por eso todavía estoy en esto, para impulsarlos”.

Su señora, doña Mimí Villarreal, proviene de familia ganadera por tradición, también santandereana. Ella manifestó “mi esposo desde muy joven le puso bastante empeño a esto, por eso le ha ido bien. Mis 6 hijos y 12 nietos, han seguido la costumbre de la ganadería, y sé que el ejemplo de Alirio va a seguir de generación en generación”.

ADMIRACIÓN


Condecorado por el presidente
Álvaro Uribe Vélez
Varios ganaderos del interior del país, que llegaron a esta región en la misma época, lo recuerdan con aprecio:

Jaime Rueda Guarín: “A don Alirio le debemos mucho en el sector ganadero, fue una persona muy correcta, trabajador incansable. Empezó con una tiendecita, laboró con Bavaria, con Purina; pero las tierras eran vírgenes, y extraordinarias, comparadas con las de Santander, y empezó a comprar fincas, a trabajar duro la ganadería. 


Con Jorge Romero Tellez
Jorge Romero Téllez: “En el Magdalena el que tenga que ver con ganadería tiene que ver con él. Es admirable, emprendedor, digno, honrado, de mucho trabajo y aspiraciones, por eso está donde está, en la parte más alta. Creo que él tiene la empresa más grande”. “ A él se le deben los orígenes de la Feria de Fundación, cuando no había recursos para el certamen él los sustentaba, pero no permitía que se dejara de hacer. También gran parte del avance genético de la zona se le debe a él. Tuvo varias razas, distintos hatos: rojos, blancos, negros, barcinos… Es una inquietud que cultivó desde joven y sus hijos continúan”.



Con su esposa e hijos
Sus hijos se han venido destacando en el ganado de exposición en las diferentes Ferias del país, cosechando premios por la calidad de sus ejemplares. Las ganaderías Los Trillizos y El Santuario tienen gran renombre dentro del gremio. 

MUERTE

Falleció en Barranquilla  el 2 de febrero del 2016, cuando le faltaban pocos días para cumplir 80 años, y luego de permanecer unos días hospitalizado en cuidados intensivos. Su sepelio se realizó en esa misma ciudad el 4 de febrero, a donde acudieron muchos Fundanenses y cuyas exequias celebró Monseñor Dairo Navarro Escobar.




OBITUARIO

1936-2016

Alirio Otero Serrano: 
Zapatoca, 4/03/1936 - Barranquilla 2/02/2016
Padres:
Juan de Dios Otero Garnica: Zapatoca, 8/03/1907
Helena María Serrano Prada: Zapatoca, 3/07/1908 - 25/05/1984

Abuelos Paternos:
Urbano Clímaco Otero Rueda: Zapatoca, 3/01/1981
Ana Rosa Garnica Morante

Abuelos Maternos:
Leonardo Serrano Gómez
Filiberta Prada Rueda: Girón, 29/04/1870

Esposa:
María Mimí Villarreal Rueda:
La Fuente, Zapatoca, 14/06/1940.




La empresa de uno de sus hijos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribenos: esquinadelprogreso@gmail.com