viernes, 1 de julio de 2016

MANUEL CARRERÁ: EL ARQUITECTO QUE HIZO HISTORIA







Manuel José Carrerá Machado (La Habana, 1913 - Barranquilla, 1981) fue un arquitecto cubano. Desarrolló la casi totalidad de su obra en Barranquilla, Colombia, donde se encuentran numerosas muestras de estilo art déco de su autoría. Es considerado uno de los padres de la arquitectura moderna en Colombia. También fue decano de arquitectura de la Universidad del Atlántico.

Estudió ingeniería en Cuba y arquitectura en la Universidad de Columbia. Especialista en Urbanismo por la Universidad Sorbona de París. En 1934 se estableció en Barranquilla, donde trabajó en proyectos públicos y privados para la firma Cornelissen y Salcedo. En 1939 empezó a trabajar independiente y construyó para el empresario cienaguero Ascanio García el primer edificio de apartamentos de Barranquilla, el edificio García construcción estilo art déco que lo catapultó a la fama y es considerada uno de los hitos arquitectónicos de Colombia.


Edif. García en Barranquilla


Obras en Santa Marta

Durante el mandato del presidente Eduardo Santos, fue nombrado José Benito Vives de Andreis gobernador del departamento del Magdalena para el periodo de 1939 a 1942. Ante una recesión económica que presentaban las finanzas del departamento por el retiro de la United Fruit Company de la zona bananera y la aparición de la sikatoga negra, el presidente Santos recomendó al gobernador implementar una política de desarrollo de corte keynesiano a través de un “plan de fomento” para reactivar la economía, la que debería apoyarse en un programa de inversiones públicas. Dentro de un listado de obras, Carrerá tuvo a cargo un hotel moderno como lo fue el Hotel Tayrona, hoy sede de la Gobernación del Magdalena, el Teatro Santa Marta y una clínica materno-infantil.   


El gobernador José Vives, siguiendo el camino que ya habían trazado las vecinas ciudades de Barranquilla (1920) y Cartagena (1941) al construir emblemáticos hoteles como una inversión productiva que promovería sus economías urbanas, decidió en 1942, con recursos públicos, financiar la construcción de un hotel en Santa Marta. Desde el lenguaje expresionista que manejaba, Carrerá hizo un manejo adecuado de los volúmenes ortogonales que planteó, superponiéndolos y escalándolos, y sin abandonar el rigor de la simetría generó balcones, aleros, terrazas y pasillos protegidos con voladizos y celosías con el fin de mejorar el confort de los recintos sociales, adaptando su así arquitectura a las condiciones del lugar, y proporcionándole una identidad tropical y caribeña al hotel. La obra es, desde 1975, la sede de la Gobernación del Departamento.

Hotel Tayrona
Hoy sede de la Gobernación del Magdalena
El 10 de junio de 1942, el arquitecto Manuel Carrerá firmó el contrato con la Gobernación del Magdalena para diseñar y construir un “teatro moderno” con capacidad para 1.000 espectadores. La capacidad máxima lograda fue para 500 sillas. Carrerá siguió haciendo uso de las curvas para expresar movimiento en los antepechos de la fachada principal y en las circulaciones verticales, generando terrazas y volúmenes curvos de distintas alturas que se escalonan, produciendo una silueta muy singular dentro del paisaje urbano de la avenida Campo Serrano. 

Ciénaga, el primer amor de Carrerá 


Esta población del departamento del Magdalena registra una arquitectura ‘sui géneris’, fruto del intercambio cultural y de la trasformación social que ha vivido en su historia, promovida por la activación económica y productiva de la zona.
Entre todos los lugares mágicos que hay en Colombia, pero más que todo en la Costa Caribe encontramos a Ciénaga Magdalena como un ícono en la historia y un referente cultural, que en su momento generó una economía que logró dinamizar la región gracias a la producción de tabaco y la exportación del banano reconocida como la “bonanza bananera” y a consecuencia la trasformación de la sociedad; un cambio radical en la arquitectura y en el espacio urbano que paso de un aspecto colonial a una modernidad configurada en gran medida por la adopción y reinterpretación de modelos extranjeros que  ya contextualizados constituyeron la  particular arquitectura ecléctica de la ciudad.
Según el arquitecto Juan Carlos Pérgolis, quien ha estudiado la arquitectura y el desarrollo urbano de Ciénaga afirma que: “No hay dudas que la sociedad de Ciénaga dio satisfacción a los deseos de modernidad y se sintió participe del mundo a través de esa arquitectura ecléctica que era ajena a las frías imágenes que generaban los conjuntos de viviendas – los gallineros electrificados (García Márquez, 1967)- de los empleados de la United Fruit Co. que eran vistos como «una rareza de los gringos».
En el barrido de la historia de la arquitectura de Colombia encontramos que Ciénaga registra una arquitectura sui géneris fruto del intercambio cultural y de la trasformación social promovida por la activación económica y productiva de la zona; por ello no es casualidad que el maestro Manuel Carrerá Machado llegara a la ciudad atraído por la dinámica propia de la época y dejara su huella con la fuerza de expresión que siempre le caracterizo. 
Fue entonces Ciénaga el lugar que lo acogió al llegar a Colombia y se convirtió en su primer amor, entregó a su historia edificaciones tan importantes como el Hospital San Cristóbal, el Antiguo Hotel Tobiexie y la casa propiedad de Gabriel Gonzales, y que  hoy son vivos ejemplos de su entrega y pasión por una arquitectura funcional, pero con la alta sensibilidad, que sin duda dejo plasmada en cada una de sus obras.
Según el arquitecto local Guillermo Morán, el Hotel Tobiexie fue un verdadero  epicentro de eventos de la alta sociedad y hospedaje por excelencia de los antiguos empresarios bananeros en su época, tras la crisis bananera cierra sus puertas y posteriormente gracias a su valor arquitectónico suscita el interés por conservarlo, se presenta un proyecto intervención el cual fue rechazado y desde entonces tomado por el Estado, y hasta la fecha  funciona el Instituto Nacional de Formación Técnica Profesional, más conocido como Infotep.

 Hotel Tobiexie

Para el Hotel Tobiexie, Carrerá se decanta por la conjugación de estilos ya tradicionales como el Neocolonial y deja su impronta con la introducción de algunos gestos de Déco Tropical que más adelante imperarían con mayor fuerza en muchas de sus obras. 
El volumen se desarrolla en torno a un patio central porticado generando un gran jardín con arborización nativa de la región. El diseño cuenta con un excelente manejo bioclimático, espacios ventilados e iluminados naturalmente  que durante las diferentes horas del día parecen girar todos en torno a el jardín central.  Sobre la fachada principal un retroceso contribuye con la incidencia directa del sol, generando un amplio espacio de transición del exterior a las instancias interiores de la segunda planta, donde se ubicaban las habitaciones del hotel con la vista mas privilegiada y ventiladas con fresca brisa del mar.
De manera singular Carrerá resalta una vez mas el cuidado por cada uno de los detalles de sus obras, para el  Hotel Tobiexie recurre a una fina carpintería de fabrica de madera, de influencia neocolonial, arcos de medio punto para  puertas y ventanas con reja de bolillos torneanos imperan en todo el diseño, y se articulan con la balaustrada dispuesta en la fachada principal sobre la terraza de la segunda planta. Dejan evidencia la intención de contextualizar su arquitectura a la cultura local, no dejando por fuera detalles y elementos arraigados desde la época colonial y que siguen vigentes muy a pesar que ya se hubiesen introducido otros valores propios de la arquitectura moderna.
El Antiguo Hotel Tobiexie lleva la impronta de Carrerá en cada uno de los espacios, al recorrer los pasillos que enmarcan el patio central se vive la experiencia de un diseño integralmente contextualizado con el clima, elementos que mitigan la incidencia solar y la matizan en los espacios interiores generando frescas y confortables  instancias para el descanso y el esparcimiento, en los que claramente denota la intención de disfrutar de la vegetación y los vientos frescos viviendo el espacio interior. La solidez estructural y la excelente factura de la obra de Carrerá son características de la edificación sumado a cada uno de los detalles ornamentales en su totalidad maneja un sobrio diseño compositivo.

La edificación de dos pisos, construida en un predio de esquina de 1.700 m2 , tiene la apariencia de un claustro monacal, con sus largos corredores en galerías, sostenidos por vanos en mampostería  terminados en arcos de medio punto que se emplazan alrededor de un patio central, aunque en este caso solo lo bordean por dos de sus lados. Durante 40 años, el hotel fue el centro de la actividad social de la aristocracia cienaguera, y en su patio central se llevaban a cabo la presentación de orquestas internacionales y las fiestas sociales. Hoy es la sede del Instituto Nacional de Formación Técnica Profesional Infotep.

Obras de Carrerá

Santa Marta
  • Teatro Santa Marta (1942).
  • Hotel Tayrona (1948, actual Gobernación del Magdalena).
  • Casa de las Tres Puntas (actual Cámara de Comercio de Santa Marta, construcción hecha para Rafael Pinedo Polo).
  • Cooperativa de Caficultores 
  • Escuela Santander 

  • Ciénaga
    • Hotel Tobiexie
    • Casa de Gabriel González
    • Hospital San Cristóbal
Barranquilla
  • Edificio Scadta (1934).
  • Jardín Águila (1934).
  • Casa de Otto Mangels-Familia Viñas (1938).
  • Edificio García (1939).
  • Teatro Murillo (1939).
  • Casa Manuel Carrerá (1940).
  • Teatro Colón (1942).
  • Edificio Hané (1942).
  • Casa Kowalski.
Cartagena
  • Teatro Cartagena 
  • Hotel Caribe (1939).
  • Edificio Salomón Ganem.
La Habana
  • Hotel Habana Riviera (1956).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...