jueves, 3 de mayo de 2012

FRANCISCO PULGARÍN MEJÍA

EL DIÁCONO FRANCISCO PULGARÍN


Lleva más de 25 años de fructífera labor pastoral
al servicio de los Fundanenses.

Don Francisco como es conocido por todos, ha sido un modelo de Fe, Servicio y Caridad, manteniéndose fiel a Jesucristo y a su Iglesia. Se ha distinguido por ser un esposo, padre y ministro ejemplar.


Francisco Luís Pulgarín Mejía, nació un 24 de diciembre de 1932, en la vereda Cristales del Municipio de San Roque en Antioquia. 

Hijo de Francisco Pulgarín García y de María del Carmen Mejía.

Fue seminarista 6 años, entre los años 1947 y 1952, en el Seminario Conciliar Santo Tomás de Aquino, dirigido por los padres Eudistas, en Santa Rosa de Osos.

Luego de abandonar el centro de estudios eclesiásticos realizó estudios de comercio en la Universidad Obrera Municipal de Medellín.

Trabajó brevemente como ayudante del jefe de estación del Ferrocarril de Antioquia, desde donde conoció a su futura esposa. En 1953 prestó el Servicio Militar en el Batallón Córdoba de Santa Marta.

Llegó a Fundación en 1954, haciéndose desde entonces hijo adoptivo de ésta ciudad.

Su Matrimonio
El 5 de diciembre de 1955, a las 4 de la madrugada contrajo contrajo matrimonio con con una joven de 19 años: Bertina Herrera Agudelo. Esta ceremonia se realizó en la Iglesia San Rafael de Fundación, presidiéndola  Monseñor Narciso Chiquillo, quien era el párroco.

De esta unión nacieron tres hijas: Rosalba, Bertina y Luz Nohra; las cuales le han dado 8 nietos y 2 bisnietos.

Vida Comercial

Durante 20 años se dedicó al comercio de víveres, siendo administrador del almacén José María Serrano, luego del almacén Estación que fue de su propiedad. 

También se dedicó al transporte y el entretenimiento; fue el constructor del Cine Lord, en el lugar donde antes quedaba el teatro Paraíso de la familia Yidy.


 Igualmente fue el constructor del primer supermercado (de nombre Lord) que tuvo Fundación, y que luego fue el supermercado Marko. 

El Cine Lord fue uno de los mejores en la costa caribe, ya que contaba con cómodas sillas, aire acondicionado y equipos de proyección de alta fidelidad.


Diaconado Permanente

Motivado por el Padre Jesús Emel Arévalo Torrado, sintió el llamado del Señor de prestarle un servicio a la Iglesia mediante el Ministerio del Diaconado permanente, para ello hizo sus estudios eclesiásticos en la escuela diaconal San Lorenzo Mártir, en Ocaña norte de santander, durante los años 1988 a 1992.

El 3 de mayo de 1992, en la Iglesia San Rafael, recibió de manos de Monseñor Ugo Puccini Banfi el orden del Diaconado y desde entonces ha prestado su servicio ministerial en esta parroquia, primero acompañando en su labor pastoral al Padre Jesús Emel y luego a Monseñor Dairo Navarro Escobar.

El Diáconado Permanente


En el Concilio Vaticano II, se restableció nuevamente el diaconado permanente. Este tipo de diaconado puede ser conferido a hombres casados.

Con su esposa, hija y nieta
El diácono permanente debe ser considerado hombre «probo» por la comunidad, caritativo, respetuoso, misericordioso y servicial.

 Es determinación del obispo exigir que sea casado, y en este caso, la esposa deberá autorizar por medio escrito al obispo la aceptación para la ordenación del esposo (requisito indispensable). 

Un diácono casado que pierde a su esposa no puede volver a contraer matrimonio, pero si puede optar a ser presbítero. Quien es ordenado diácono siendo soltero se compromete al celibato permanente.

Solo el varón («vir») bautizado recibe válidamente esta sagrada ordenación. El sacramento del Orden confiere un carácter espiritual indeleble y no puede ser reiterado ni ser conferido para un tiempo determinado. Se le puede liberar de obligaciones y de las funciones vinculadas a la ordenación y hasta se le puede impedir ejercerlas, pero no vuelve a ser laico nuevamente puesto que, desde la ordenación, se considera que el diácono queda marcado espiritualmente de forma permanente (de allí el término marca o carácter).

Funciones de los diáconos:

Diácono usando la dalmática.

  • Servir al Obispo y al Presbiterio en los Oficios Divinos.
  • Proclamar el Evangelio, predicar y asistir en el Altar;
  • Administrar el sacramento del bautismo,
  • Presidir la celebración del sacramento del matrimonio.
  • Presidir las exequias.
  • Conferir los sacramentales (tales como la bendición, el agua bendita, etc.).
  • Llevar el Viático (sacramento de la eucaristía así llamado cuando se administra particularmente a los enfermos que están en peligro de muerte) pero no puede administrar el sacramento de la unción de los enfermos.

    Además, y siempre de acuerdo con lo que determine la jerarquía, puede:
  • Dirigir la administración de alguna parroquia;
  • Ser designado a cargo de una Diaconía;
  • Presidir la celebración dominical, aunque no consagrar la Eucaristía (lo cual corresponde solo al presbítero).
Puede también efectuar otros servicios, según las necesidades específicas de la Diócesis, particularmente todo aquello relacionado con la realización de obras de misericordia, y la animación de las comunidades en que se desempeñan.

Vestiduras propias del diácono

Las vestiduras propias del diácono son la estola puesta al modo diaconal, es decir, cruzada en el cuerpo desde el hombro izquierdo y unida en el lado derecho, a la altura de la cintura y sobre esta la dalmática, vestidura cerrada con amplias mangas, utilizada sobre todo en las grandes celebraciones y solemnidades.

El diácono también puede usar camisa clerical (clériman) o alzacuellos, al igual que el hábito talar o sotana.

Ver también: Sacerdotes fundanenses


Registros fotográficos

Administrando el Sacramento 
del Bautismo

Con su esposa 
a los 56 años de casados

Con su esposa y nietos











No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...